CONSULTA del VIAJERO

En los últimos 50 años el turismo internacional ha visto incrementar vertiginosamente su crecimiento en cuanto a número de viajeros, hasta casi alcanzar los 900 millones el año 2007. Uno de los aspectos más característicos de esta evolución es la aparición de muchos países en vías de desarrollo de Asia y el Pacífico, África y Oriente Medio como destinos turísticos emergentes.

En general, el riesgo de adquirir enfermedades en viajes internacionales depende del área que se visite, aunque en la práctica, identificar exactamente áreas de riesgo y definir el grado de peligro probable en cada una de ellas es muy difícil, sino imposible. Otros factores que condicionan este riesgo son la estación en que se realiza el viaje, la duración de la estancia, el propósito del viaje, las características del viaje (tipo de alojamiento, actividades a realizar,…) y las propias características del viajero (edad, estado de salud, situación inmune,…), así como las medidas preventivas adoptadas. Los destinos en África, Asia, América Latina, islas del Pacífico y este de Europa, permiten que los viajeros se expongan a una gran variedad de patógenos, generalmente poco frecuentes en sus países de origen.

Consulta previa al viaje

Mejorar el comportamiento de los viajeros y su seguimiento del consejo sanitario es fundamental para reducir la morbilidad relacionada con los viajes. La percepción del riesgo es la clave que condiciona la solicitud de consulta previaje y el primer paso para modificar los comportamientos del riesgo en los viajeros.

Las enfermedades infecciosas relacionadas con los viajes son frecuentes, difíciles de diagnosticar en muchas ocasiones y algunas veces, prevenibles, por lo que los viajeros internacionales, especialmente aquellos que se desplazan a países en desarrollo deberían solicitar consejo sanitario al menos 4-8 semanas antes del viaje para poder recibir las vacunas o profilaxis que estén indicadas en cada caso.

La prevención de enfermedades en los viajeros incluye:

  • - Recomendaciones generales
  • - Vacunas
  • - Quimioprofilaxis antipalúdica

Educación Sanitaria

La educación sanitaria sobre cómo evitar los riesgos es clave en el consejo sanitario al viajero. Hay una serie de puntos fundamentales:

  • Protección frente a los mosquitos
  • Uso correcto de repelentes
  • Precauciones con agua y alimentos
  • Diarrea del viajero: prevención y autotratamiento
  • Enfermedades de transmisión sexual
  • Riesgos ambientales: altitud (Mal de altura), exposición a calor o frío, aguas recreacionales, submarinismo,…
  • Síndrome del cambio horario (Jet lag)
  • Mareo
  • Mordeduras de animales
  • Botiquín
  • Seguro de viaje

Vacunas

La vacunación es una de las principales herramientas para reducir el riesgo de enfermedades infecciosas relacionadas con los viajes.

Los viajeros internacionales deberían confirmar que tienen correctamente actualizadas sus vacunaciones rutinarias y considerar la inmunización frente a otras enfermedades en función del riesgo que su viaje pueda suponer. Existen distintas vacunas disponibles frente a agentes infecciosos frecuentes en muchos de los destinos típicos de los viajeros internacionales.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) clasifica las vacunas utilizadas en viajeros en 3 grupos:

  • 1. Vacunas exigidas por Ley en ciertos países para entrar en ellos (según el Reglamento Sanitario Internacional).
  • 2. Vacunas de uso rutinario en los programas nacionales de inmunización.
  • 3. Vacunas recomendadas antes del viaje según las circunstancias.

Teniendo esto en cuenta, el plan de vacunación del viajero debe ser individualizado, con dos objetivos fundamentales:

  • 1. Actualizar las vacunaciones rutinarias.
  • 2. Proporcionar las inmunizaciones específicas para el viaje, en función del destino, itinerario previsto, condiciones de vida durante el viaje, propósito del viaje (trabajo, turismo, ayuda humanitaria,…), historia médica del viajero, interacciones entre vacunas o con otras y fecha de partida.

Quimioprofilaxis Antipalúdica

La malaria es una de las enfermedades infecciosas más graves que puede afectar a los viajeros. La prevención y el mejor manejo de malaria, incluye conciencia del riesgo, protección frente a los mosquitos, quimioprofilaxis y diagnóstico temprano en caso de presentar enfermedad febril durante o al regreso de un viaje a área endémica.

En el caso de la quimioprofilaxis antipalúdica, la elección del fármaco debe hacerse teniendo en cuenta el riesgo durante el viaje, así como posibles contraindicaciones a los distintos fármacos.

La evaluación del riesgo incluye el itinerario, las especies de Plasmodium en el destino y su patrón de resistencias, la estación en que se realiza el viaje, actividades a realizar, la duración de la estancia y el acceso a cuidados médicos.

La antelación con que se consulta también condiciona la recomendación, ya que según el fármaco la pauta de profilaxis debe iniciarse una semana antes (cloroquina; mefloquina: en este caso, incluso se recomiendan 2-3 semanas de antelación para comprobar la tolerancia en personas que toman este fármaco por primera vez) o 1-2 días antes de entrar en el área de riesgo (cloroquina-proguanil, atovacuona-proguanil, doxiciclina).